Cuidado de mascota

70% de las cabañas, departamentos y casas de verano del país ya aceptan mascotas. En los hoteles el tema es un poco más restrictivo aunque ya hay 600 en el país que los permiten. La Asociación para la Defensa de los Derechos del Animal (ADDA) difunde información para el cuidado de las mascotas durante las vacaciones. Argentina es el país con más  mascotas por habitante del mundo. Mientras que la mitad de la población a nivel global tiene al menos un animal doméstico por hogar (56%), en Argentina 80% de los ciudadanos declaró tener al menos una mascota en su hogar, y 66% son perros, según un estudio difundido por Gfk Group a mediados de este año.  Por ese motivo, qué hacer con las mascotas cuando llegan las vacaciones es un problema para los turistas de todo el mundo, pero principalmente para los argentinos. Se sabe que los gatos son más independientes, el  problema son los perros.   Cada vez más son las personas que deciden llevar sus mascotas a sus vacaciones y año tras año,  el negocio del turismo ha empezado a adaptarse a esta tendencia. Ya sea por marketing o por una oferta genuina,  el año pasado se inauguró en Mar del Plata la primera playa canina. El balneario Yes! Cuenta con espacios exclusivos para perros, como un "pipi room",  servicio de cuidadores, dispensadores de bolsas y palas, y están a punto de inaugurar una pileta especial para perros. En lo que respecta a los hospedajes, en general las casas de veraneo y cabañas son más pet-friendly (tolerantes con las mascotas) que los hoteles, por cuestión de comodidad y porque los huéspedes no comparten espacios con otros desconocidos.  El71% de las cabañas y casas de veraneo de AlquilerArgentina.com aceptan mascotas, y la oferta de este tipo de hospedaje creció  30% en las últimas temporadas. Y lo importante es que ninguna de las casas de veraneo cobra un cargo adicional por la admisión de mascotas. Esta política es más restrictiva en los hoteles, donde hay espacios comunes con otros huéspedes que pueden o no amar a los animales. Y en general,  hospedar a la mascota tiene un costo adicional. Hay cerca de 600 hoteles que aceptan mascotas a lo largo de todo el país.   Si buscamos a través de Booking.com hoteles para la primera quincena  de enero en Mar del Plata que acepten mascotas, sólo hay 15 opciones disponibles, entre las que se encuentra el Hotel Sheraton, algunos hoteles de dos estrellas y el resto son cabañas.   En Buenos Aires, el Palacio  Duhau Park Hyatt  tiene un programa llamado VIP Program (Very Important Pets) que ofrece estadía de lujo para las mascotas, con un menú específico, servicio de peluquería, servicio de paseo en la ciudad, etc. Admite hasta perros de 5 kg y tiene un costo de $.  El Four Seasons también acepta mascotas de hasta 7 kilos y ofrece un servicio de niñera para perros.   Traslado Otro tema a tener en cuenta es el traslado de las mascotas, que varía según el medio de transporte elegido. En Argentina, SENASA establece que siempre que una persona decida irse de vacaciones con su mascota, incluso si viaja en auto particular, debe llevar el certificado de vacunación antirrábica.   En los colectivos de larga distancia, no están permitidas las mascotas por una disposición de la Comisión Nacional de Transporte. Y en el caso de los aviones, depende de cada compañía y/o de legislaciones de cada país. Por ejemplo, países como Inglaterra, Nueva Zelanda, Australia o las Galápagos no admiten el ingreso de mascotas.   En Argentina, y a partir del 15 de enero de 2015 la Aerolíneas Argentinas admitió que los pasajeros viajen con perros y gatos pequeños. Tiene un costo que va de $400 a $1800  más IVA según el destino de cabotaje, o USD 200 a 400 euros para vuelos internacionales.   Aerolíneas permite el traslado de mascotas en cabina para vuelos de cabotaje y regionales, y siempre que el animal tenga más de 45 días de vida, no exceda los 9 kilos, debe tener certificado de salud extendido por un veterinario, tener vacuna antirrábica, estar desparasitado y debe viajar en una jaula que se ubica debajo del asiento delantero del pasajero. Los perros lazarillos que guían a personas ciegas pueden viajar en cabina, sin cargo, a los pies de su dueño.  Y requiere de un trámite y pedido explícito en la aerolínea por parte del pasajero, previo al viaje.   En el caso de LATAM también se pueden llevar perros y gatos en cabina o bodega, según disponibilidad. El animal tiene que viajar en su contenedor y no puede estar sedado. Si viaja en cabina, se necesita certificado del veterinario con una vigencia máxima de 10 días antes del viaje. Si va en bodega, la vigencia la define la entidad sanitaria del país de destino.   Hay algunas razas de perros y gatos que están restringidas para viajar en las bodegas de los aviones, por una cuestión de seguridad. Se trata de los "braquicéfalos" comúnmente llamados de nariz chata, como son Pit Bull Terrier, Pekinés, Shar Pei o los Boxers  entre otros, ya que son muy sensible al calor y tienen dificultades respiratorias.   Jaulas transportadoras Las jaulas transportadoras para perros van desde $390 las más económicas y usadas hasta $12500  las más caras  en MercadoLibre donde hay más de 630 publicaciones. En LATAM admiten jaulas rígidas o blandas que no pueden superar los 36 x 33 deben tener  ventilación adecuada, base impermeable y un cierre. El animal debe caber con comodidad y poder moverse sin problemas.      

Una alimentación equilibrada para el gato es clave para evitar problemas de salud como la formación de cristales en la orina  Un gato bien alimentado estará sano y no sufrirá problemas renales y la formación de cristales en la orina. Conocer las pautas de una alimentación sana para el felino evitará también más de una visita al veterinario. A continuación se exponen claves para conseguir que el gato tenga una dieta equilibrada: ofrecerle un pienso específico para estos animales, impedir que coma sobras de la comida de sus dueños, alternar pienso seco con húmedo, darle pequeñas raciones de alimento y controlar la formación de bolas de pelo en su intestino. Los gatos precisan un pienso y alimentos húmedos específicos que cubran las necesidades nutricionales de su especie. Por ello, entre otras características, estos alimentos deben poseer un alto contenido en proteínas. Los felinos son carnivoros estrictos y su alimento debe estar compuesto, sobre todo, por carne y contener un aminoácido importante para el funcionamiento de su metabolismo, la taurina. La inversión económica en un pienso y alimentos húmedos para el gato de buena calidad o alta gama "evita a la larga problemas de salud, como los relativos a su funcionamiento renal o la formación de cristales en la orina", explica Ana Cameno, veterinaria. Por ello, alimentar al felino con un pienso de baja calidad acarreará visitas al veterinario, ya que el gato enfermará debido a que no está bien alimentado. Los gatos tienen un tamaño más pequeño que los perros y comen menos cantidad de pienso al año, por lo que, según Cameno, "merece la pena invertir algo más de dinero en un pienso de buena calidad para evitar problemas Sobras de alimento, perjudiciales para el gato Los restos de alimento de la comida de sus dueños ponen en peligro la salud del felino. Un gato que se alimenta con sobras, como el pescado con espinas o crudo (si se trata de vísceras), puede padecer obstrucciones intestinales e incluso, con un consumo excesivo de este tipo de alimentos, rigidez muscular. Los problemas estomacales que se traducen en vómitos o diarrea pueden aparecer, si el animal ingiere alimentos que no son específicos para él. Otro de los problemas de salud para el felino que puede conllevar el picoteo de la comida de la mesa de sus amos es la obesidad, "uno de los problemas más habituales de salud nutricional entre los gatos domésticos urbanos", comenta Ignacio Arija, veterinario experto en nutrición animal de la Universidad Complutense de Madrid. Un 40% de los felinos es obeso, según estudios del sector de alimentacion de mascotas.  El gato necesita alternar pienso con latas Alternar el alimento seco con el húmedo es clave para que el gato tenga una hidratación óptima que evite problemas como la formación de cristales en la orina. "Los felinos suelen beber poca agua y el alimento húmedo ayuda a que estén bien hidratados", explica Raquel Sierro, presidenta de la Asociación Felina Española (ASFE). Los gatos consumen más alimento seco que húmedo. Según los últimos datos de Asociación Nacional de Fabricantes de Alimento para Animales de Compañía (ANFAAC), los felinos españoles consumen en un año 18.620 toneladas de pienso húmedo frente a las 110.747 de pienso seco. Lograr que el gato beba agua es fundamental para conseguir que sus riñones funcionen de manera adecuada. Por ello, el felino debe contar siempre con agua limpia y fresca. Al gato le encanta que el agua rebose en su plato y que sea corriente. Para satisfacer este peculiar gusto a la hora de beber, en el mercado existen pequeñas fuentes con un circuito que hace fluir el agua. Ofrecer al gato pequeñas raciones de alimento, como en la naturaleza  Los felinos son depredadores que cazan sus presas (roedores, pájaros) varias veces al día y que, por tanto, comen pequeñas cantidades. Los gatos, en general, saben administrar su apetito y no ingieren toda la cantidad de alimento que tienen a su disposición. Por esta razón, si no padece obesidad, se le puede dejar su alimento en el cuencopara que coma cuando lo necesite. Otra forma de emular las costumbres felinas a la hora de alimentarse fuera del ámbito doméstico es esconder pequeñas cantidades de alimento por la casa. Para ello existe una herramienta lúdica útil: los juguetes tipo kong, un accesorio para felinos con una pequeña cavidad donde introducir bolas de pienso para que el gato se entretenga hasta lograr extraer el alimento. Controlar la formación de bolas de pelo en el intestino del gato El felino se acicala a menudo para mantener aseado su cuerpo, lo que conlleva un cúmulo de pelo en su intestino, que conviene ayudar a eliminar para evitar obstrucciones que minen su apetito. Existen piensos específicos para mantener el intestino felino libre de bolas de pelo. Pero también se le puede ofrecer una crema de malta que se puede aplicar en la pata del gato, de forma que al lamerse la ingiera. Además de las bolas de pelo en el intestino, otra razón por la que la mascota puede dejar de comer es porque pierde su olfato, debido a que tiene mucosidad. La razón es que el felino aprecia el alimento en gran parte a través del olfato y, si pierde esta capacidad, también desaparece su interés por la comida.  

Existen muchas razones por las cuales un gato pueda tener miedo a las personas. No hay que confundir un gato tímido o miedoso con un gato asilvestrado. Los gatos salvajes o asilvestrados son aquellos que no toleran al humano, nos tienen miedo y no quieren tener interactuar con nosotros, algo que hay que respetar. Son animales que prefieren vivir en libertad, aunque en la mayoría de los casos de las colonias de gatos en zonas urbanas, estos gatos dependen del ser humano para comer, pero prefieren no tener contacto con nosotros y permanecer en libertad. Los gatos tímidos son gatos domésticos (lo contrario a asilvestrado) que por alguna causa nos tienen miedo. Podemos ayudarles a estar más tranquilos si nos tienen miedo a nosotros, simplemente cambiando nuestra forma de comunicarnos con ellos con nuestro lenguaje corporal, respetando siempre los límites que nos pongan y fomentando actividades que al gato le resultan positivas.   Genética Hay temperamentos miedosos que se pueden heredar, así como el miedo a los predadores (el humano ha perseguido y maltratado a los gatos desde hace cientos de años), sin necesidad de ser causado por ningún estímulo externo.   Socialización Los gatos que se han criado desde pequeñitos sin acceso a ningún humano, pasando la época de impronta en un entorno diferente, pueden tenernos miedo. Estamos hablando de gatitos menores de dos meses. También puede darse el caso de gatitos que nacen de madres asilvestradas, que reaccionan con miedo y defensa ante la presencia de humanos, impregnando así al gatito con la misma respuesta. Entonces decimos que o bien puede haber una falta de socialización con el humano, o una socialización aversiva.   Traumas o experiencias negativas Los primeros meses de vida del gatito son muy importantes. Si en estos meses tiene experiencias traumáticas o negativas con un ser humano, es muy probable que se convierta en un gato miedoso para siempre. Hay que tener cuidado a la hora de coger y manipular a un gatito, para no hacerle daño. También los gatos adultos pueden sufrir algún tipo de maltrato físico que pueda originar un comportamiento miedoso posterior, pero su reacción suele ser diferente, más cercana a la agresividad por miedo, que a comportamientos de huida. En cualquier caso, la emoción de base es el miedo. Se pueden dar varias de estas causas juntas. Además, también tenemos a los gatos semi-asilvestrados, que no son domésticos ni asilvestrados al 100%, sino que pueden tolerar la presencia del humano, e incluso vivir en un entorno de semi-libertad (casa con acceso a un jardín por ejemplo), y permanecer a nuestro lado, pero nunca dejarse tocar ni coger por nosotros, prefiriendo tener libertad. Si intentamos socializar a un gato asilvestrado, lo máximo que vamos a conseguir es un gato resignado, miedoso o tímido para siempre, que viva escondido sin ninguna calidad de vida. Los gatos asilvestrados deben vivir en libertad y ser respetados. En cambio podemos dedicar nuestro tiempo y esfuerzo a gatos que realmente necesitan ayuda para superar sus miedos, porque lo están pasando mal y son domésticos. Un gato equilibrado es un gato que controla sus emociones y reacciones, y que sabe gestionar sus respuestas en cualquier entorno. Quizás consigamos que el gato esté más tranquilo, pero ante la llegada de visitas se esconda, pero esto es normal, incluso en gatos sociables. Lo que queremos conseguir con estas pautas es ayudar a un gato que está en un estado de shock o miedo a relajarse y empezar a ser él mismo, pudiendo así vivir tranquilamente en casa sin necesidad de huir o esconderse. Recuerda que son los gatos los que ponen los límites, no podemos cambiar la personalidad de un gato, sólo vamos a ayudarles a encontrar el equilibrio ideal para cada gato. Depende de la situación, podremos actuar de una u otra manera.   Gatos escondidos detrás de un mueble o debajo de la cama Normalmente son gatos que acaban de llegar a un lugar nuevo, un gato no puede vivir en este estado durante años, si es así probablemente hayamos cometido el error de encerrar a un gato asilvestrado. Si acabamos de traer un gato a casa, le hemos dado su Lugar de seguridad, y permanece escondido, podemos ayudarle a salir de ese estado. Incluso al entrar en la habitación, nos bufa para que no nos acerquemos. La primera regla es respetar ese bufido: si no quiere que te acerques, no lo hagas. Lo único que podemos hacer para ayudar a este gato son dos cosas: nuestro lenguaje corporal y "sobornos". Nuestro lenguaje corporal Por mucho que le hables al gato y le digas que no vas a hacerle nada, si mientras le hablas te aproximas hacia él de frente, de pie y mirándole fijamente, el gato va a entender tu lenguaje corporal, no tus palabras ni tu tono de voz, además percibe tus intenciones y tu energía. Es importante que entiendas cómo pueden influir tus gestos en el comportamiento del gato. Caminar de frente y mirando fijamente, el gato lo interpreta como amenaza, además si caminas hacia él de pie, le da más miedo porque eres muy grande para él. Los gatos cuando no quieren conflicto y se quieren aproximar a otro gato de forma amistosa, lo hacen rodeando al otro gato, una aproximación en semicírculo, sin mirarle fijamente ni de reojo, además enseñando un lateral del cuerpo o la espalda. Nosotros podemos hacer esto mismo: aproximarnos al gato de lado o de espaldas, agachados y por un lateral, haciendo un semicírculo. Sin llegar hasta el gato, nos sentaremos dándole la espalda o de lado cerca de él. Esto el gato lo entenderá muy bien. Otra señal de apaciguamiento que hacen los gatos y que comprenden como un gesto amistoso, es el parpadeo o pestañeo lento. Puedes mirar al gato, parpadear lentamente y quitar la mirada. Normalmente el gato que no quiere conflicto te devuelve el parpadeo y se crea así una comunicación amistosa. No intentes tocarle ni aproximarte a él los primeros días, sino que lo que vamos a intentar primeramente es decirle que no queremos conflicto y que está todo bien, con nuestros gestos. Verás cómo el gato se relaja y responde con más gestos de apaciguamiento. Quedará claro que por ninguna de las dos partes hay amenaza ni conflicto, eso es lo primero que hay que hacerle entender.   Sobornos Consiste en crear momentos que el gato te relaciona con algo positivo, en este caso queremos que el gato relacione nuestra presencia con algo que le gusta. Cada gato es un mundo y cada uno tiene sus preferencias, unos son irresistibles al embutido, otros al pollo, otros prefieren el juego. Hay que encontrar su punto débil, para que pueda superar sus miedos ante el irresistible olor de esa comida que le encanta o ese juguete que necesita cazar. Mediante este tipo de sobornos podemos conseguir que el gato "pierda la vergüenza" y se lance a por lo que le gusta. Lo normal es que si conseguimos con esto que el gato salga de ese estado de miedo y shock, una vez termine de comer y de jugar, vuelva a esconderse. No pasa nada, es normal. Lo importante es que por unos momentos hemos conseguido sacar al gato de ese estado, lo que quiere decir que vamos por el buen camino. Si seguimos haciendo estas pautas veremos como poco a poco el gato va tomando más confianza.   La impaciencia ¡Es importante tener paciencia! Si consigues que el gato salga a comer o a jugar, pero sigue con miedo, no tengas prisa por tocarle o cogerle en brazos, porque podrías estropear todos los avances. Lo ideal es que sea el gato el que se acerque a tí, a olerte, a comer cerca de ti, mientras tu permaneces inmóvil, sin mirarle nada más que para parpadearle y quitar la mirada, de lado o de espaldas, e incluso tumbado boca arriba (si te quedas dormido, ¡mejor!). Si cuando el gato consigue superar un poco su miedo y acercarse a tí, tu aprovechas para tocarle o cogerle, la próxima vez no se fiará tanto y volverá a tardar en acercarse. Pero si esperas al momento oportuno en el que sea el gato el que vaya a tí, le ayudarás más. Cuando llegue este momento, en vez de ir a tocarle de frente y con la mano por encima de su cabeza (de nuevo un lenguaje corporal ofensivo para el gato, amenazante), simplemente pon el dorso de la mano al lado de su mejilla y que sea él el que se roce contigo. Si lo hace, mantén la mano y espera, no intentes tocarle. Deja que el ritmo lo lleve el gato, y observa cómo poco a poco, se acerca más a ti, entonces ya podrás cambiar la posición de la mano e intentar tocarle suavemente por la base de la cola, la base de las orejas y la parte posterior del cuello. Gatos tímidos Si tienes un gato que no está en estado de shock escondido sino que vive con vosotros por casa, pero tiene mucho miedo a que le toquéis e incluso cuando viene alguien nuevo se enconde, hay una regla de oro: No le agobies. Si el gato no quiere ser acariciado, si sabes que no le gusta, no lo hagas. Practica las señales de apaciguamiento: parpadeo lento y quitar la mirada, no ir hacia él de frente sino de lado o de espaldas. Si te cruzas en el pasillo con él y sabes que le das miedo, date la vuelta y vuelve por donde has venido, dándole la oportunidad de caminar a él primero hasta donde se sienta seguro. O bien puedes caminar en semicírculo o de espaldas sin mirarle y pasar por delante de él, dándole a entender que simplemente pasas por ahí, no vas hacia él ni le persigues. Esto le ayudará mucho. Las visitas que tengas en casa podrían también hacer esto. Si te fijas, los gatos se acercan siempre a las personas a las que no les gustan los gatos o no quieren contacto con ellos. Esto es porque estas personas, sin saberlo, gesticulan de esta manera, no les miran, no van hacia ellos, con lo cual el gato entiende que estas personas no son una amenaza y se acercan con más confianza, ¡sin saberlo hacen señales de apaciguamiento! Para que veas la importancia de nuestro lenguaje corporal. Practica estas pautas con tu gato, respeta sus espacios y su tiempo, sus bufidos y necesidades, no le agobies con caricias ni seas impaciente, dale tiempo y deja que él lleve el ritmo de vuestra relación. Ayúdale a entender que no eres una amenaza y crea con él momentos positivos donde la comida o el juego favoritos estén presentes contigo a su lado. No hay que forzar las situaciones, verás como poco a poco, el gato empieza a perder la vergüenza y ser él mismo. Si realizas estas pautas conseguirás mucha mejoría e incluso ayudar al gato a superar su miedo y trauma con las personas. Puede que en algunos casos necesites la ayuda de un profesional como Terapia Felina si el gato no mejora, para ayudarle a otros niveles y traumas más profundos, que podamos valorar hasta qué punto el gato puede mejorar o si realmente tiene otro tipo de necesidades o hay otro tipo de estímulos que le generan ese miedo.

Como todos los padres saben, dejar en casa a un bebé es algo bastante difícil: no los vas a dejar bajo el cuidado de cualquier niñero que encuentres en la calle. Bueno, lo mismo se puede decir de las personas que son dueñas de una mascota. Encontrar a un cuidador de mascotas puede parecer sencillo, pero encontrar a uno confiable, agradable y que sepa exactamente lo que está haciendo es un poco desafiante. Sin embargo, cuando se trata del amiguito peludo de la casa, se debe hacer lo que sea. A continuación, athome.com.ar te cuenta algunas maneras de encontrar a un cuidador de mascotas confiable. 1.- Busca en la web Hay muchas páginas web que puedes utilizar para cumplir con las necesidades de tu perro o gato. Como con las tiendas en línea, la mejor parte de buscar a un cuidador de mascotas en Internet es que la mayoría de las páginas web ofrecen reseñas y recomendaciones de gente que ya han utilizado estos servicios. De esta manera, podrás formarte opiniones fundamentadas y reducir la lista de opciones antes de empezar a contactar posibles cuidadores. 2.- Pregunta a tus amigos Habla con tus amigos o familiares que vivan cerca de tu departamento para ver si cuentan con alguna buena experiencia que te puedan transmitir. No olvides preguntarle a tus vecinos. Si vas a sacar a pasear a tu perro al mismo tiempo que lo hace otro dueño en el edificio, pregúntale si conoce a alguien de confianza. Algunos condominios tienen tableros con boletines para la comunidad, así que revisa si hay alguien que haya publicado sus servicios de cuidado de mascotas. Asimismo, aprovecha este espacio para dejar una nota de “se necesita ayuda”. 3.- Aprende a entrevistar a los candidatos Después que hayas encontrado a alguien que parezca ser un buen candidato, asegúrate de que estés preparado o preparada para entrevistarlo, de forma que puedas recibir toda la información que necesitas. Aquí hay algunos puntos que deberías cubrir durante una entrevista con un posible cuidador de mascotas: ¿Tiene antecedentes criminales? ¿Tiene alguna certificación o entrenamiento profesional? Muchos cuidadores de mascotas profesionales colocan esto al inicio de sus CV. Si no lo hicieron, pregúntales durante la entrevista. ¿Están asegurados? Aunque no lo creas, los cuidadores de mascotas profesionales están obligados legalmente a tener un seguro. Esto evita que no puedas hacer nada si la mascota termina lastimada. ¿Cuál es el horario que tienen en época de feriados? En caso quieras viajar por fiestas patrias, verifica si el posible cuidador de mascotas estará disponible. Tal vez ya hayan sido contratados o que piensen viajar en esas fechas. ¿Cuál es su horario diario? Las personas tienen diferentes expectativas, así que asegúrate de preguntarles cuánto tiempo disponible tienen al día para invertir en tu animalito. ¿Cuáles son sus pretensiones salariales? 4.- Revisa sus referencias La mayoría de los cuidadores de mascotas no tienen problemas en darte referencias, así que utilízalas a tu favor. Consigue información de ellas acerca de las impresiones generales que tuvieron de esa persona y hazles preguntas más específicas acerca de cómo trataron al animal. También puedes preguntarles cuánto dinero pedían por el servicio: si es mucho más de lo que tú puedes ofrecerle, tal vez quieras asegurarte si el posible cuidador de mascotas no tenga problemas con ello. 5.- Asegúrate que el cuidador de mascotas sea del agrado de ellos Una de las mejores cosas que puedes hacer cuando busques a un cuidador es asegurarte que a este le agrada tu mascota y que a tu mascota le agrade el cuidador. Dile al candidato que vaya al departamento y pase tiempo con ellos. Si tu mascota no es feliz, tú tampoco lo estás.

Hablamos sobre algunas de las acciones básicas que debes emprender con tu mascota Las mascotas se convierten en las mejores amigas de sus cuidadores desde el mismo momento en que entran en sus vidas. Hay personas que desarrollan un amor incondicional por sus animales de compañía, a los que incluso llegan a dar la máxima prioridad olvidándose de que, en realidad, no dejan de ser animales y no personas. Al margen de esto, sí que es cierto que tener animales de compañía presenta grandes ventajas. La ciencia ha demostrado que tener un perro, por ejemplo, ayuda a sufrir menos depresiones, a ser más resistente a las alergias, a hacer más ejercicio o a disminuir el estrés del trabajo. En el caso de los niños, las mascotas ayudan a desarrollar su responsabilidad, a disminuir la soledad que en algunos momentos puedan sentir (algo que también es útil para los adultos) o a desarrollar habilidades sociales como la autoestima. Un animal de compañía sirve, además, para estrechar lazos entre niños con sus padres o con sus hermanos, porque tienen un amigo común que vive con ellos y es de lo más peculiar. Eso sí, no todas las personas están preparadas para tener mascotas. Si se prevé que no se les vaya a atender correctamente porque no se pasan muchas horas en casa o porque no se quiere pasar tiempo con ellas, es mejor no animarse a tener una. Recordemos que los animales también son seres vivos con sentimientos y tienen derechos. Éstas son algunas de las acciones básicas que debes emprender con tu mascota. 1. No dejarte llevar por su aspecto Quien quiere tener una mascota es porque le gustan los animales, aunque sea mínimamente. Si es así, el da igual que su nuevo mejor amigo tenga un aspecto u otro, del mismo modo en que una persona no debe ser discriminada por su apariencia. Si tienes la oportunidad, es preferible rescatar a un animal que está a punto de ser sacrificado que buscar una raza de perro concreta y pura. Y es que, además, esto último alimenta una práctica altamente peligrosa para ellos, entre otras cosas, por los problemas médicos derivados de la consanguinidad. 2. Elegir bien según las condiciones Lamentablemente, hay perros que se ponen de moda por un motivo u otro, y hablamos de razas de perros. Esto no es solo es malo para ello por lo que acabamos de comentar más arriba, por la intervención humana a la hora de mantener razas de perro determinadas, sino también porque no todas las razas de perros son adecuadas en unas condiciones u otras. Pensemos, por ejemplo, en el husky siberiano. La belleza de su pelaje, sus característicos ojos y una morfología general parecida a la del lobo, hacen del husky siberiano una de las razas de perros más famosas. A ello se suman bonitas historias como la de Balto, el husky siberiano que cruzó junto a sus compañeros el estrecho de Bering en 1925, llevando la medicina necesaria para combatir la epidemia de difteria en Alaska. Sin embargo, su gran vitalidad y nerviosismo o que suelan escaparse con facilidad, no son características idóneas para personas mayores con movilidad reducida. Quizás, en estos casos, lo mejor sea un gato que no requiera paseos diarios para ejercitarse y hacer sus necesidades. 3. Identificarla correctamente Una vez se tenga al animal habría que buscar un nombre adecuado. Los nombres para perritas, por ejemplo, deben ser cortitos para que sean fáciles de recordar y para que no se presten a confusiones. El sonido que generen, además, deber ser claro. Si no encuentras opciones, aquí tienes un listado de nombres para perritas. Abril, Ada, Bella, Candy, Chloé o Diva son, además de útiles en cuanto a lo que hemos referido, nombres de perritas originales. Con identificar, de todas formas, no nos referimos solo a poner un nombre al animal. Hablamos también de ponerle un microchip de identificación que ayuden a su búsqueda si éste se pierde. Ayudará a encontrar a su responsable, quien además deberá responder por él en caso de accidente. 4. Vigilar su salud La salud de perros y gatos domésticos debe vigilarse bien. Primero por ellos mismos, y segundo porque conviven con personas a las que les pueden transmitir enfermedades. Ésto es por las bacterias, hongos, virus y parásitos que poseen, y que pueden ser contagiadas mediante mordeduras, arañazos y excrementos. Uno de los problemas más comunes en lo que se refiere a la salud es la enfermedad de la piel en perros, así como la alta presencia de ácaros. Para evitarlo, lo mejor es elegir una clínica veterinaria donde el animal tenga su ficha de intervenciones, donde tengan toda la información y avisen al dueño en caso de que este olvide alguna vacuna o pipeta para desparasitar, además de poder acudir al profesional que allí trabaje en caso de emergencia. Es importante que ésta cuente con licencia. A esto debe acompañarse el aseo y el cepillado constante del pelo del animal. Su higiene es muy importante para prevenir posibles enfermedades como la sarna. 5. Vigilar su alimentación Los animales de compañía deben tener una alimentación sana y equilibrada, esto es, en cuanto a la edad que posee el animal. Si un cachorrito requiere de unos alimentos, según el animal vaya envejeciendo necesitará reforzar la ingesta de unos nutrientes concretos. Las marcas de pienso para perros y gatos sacan al mercado productos específicos que se pueden identificar fácilmente. Los animales también tienen especiales sensibilidades que hay que conocer, a fin de no correr riesgos de intoxicación alimentaria, algo que puede pasar si le das sobras en mal estado. Además, la comida procesada puede ser nefasta para su organismo, y hay alimentos que deberían estar prohibidos, como el chocolate, el ajo o la cebolla. Lo mejor, pues, es darle siempre alimentos especialmente recomendados para ellos. 6. Socializar con el animal Un animal que esté en casa todo el día solo no es un animal feliz. Si no se le puede atender mejor porque los dueños trabajan muchas horas o porque prefieren salir sin él, es mejor pensárselo dos veces antes de tenerlo. Suele pasar que niños y adultos se enamoren de un cachorrito, pero hay que pensar que ese animal crecerá y, por sus instintos, es más que posible que destroce enseres del hogar y empiece a ser molesto. Si no puedes invertir tiempo en enseñarle y te va a acabar sobrando, no lo tengas.