10 Consejos para desarrollar la confianza y la seguridad en los niños

La confianza y seguridad en los niños y niñas: Educando niños/as seguros

Una persona segura, es una persona que confía en sí misma. Confiar en uno mismo nos proporciona una fuerza que nos hace invulnerables para enfrentarnos a los contratiempos cotidianos y lograr el éxito personal y el consiguiente bienestar.

Las personas seguras con capaces de enfrentarse a los cambios y afrontar los retos que les ofrece la vida.

Es fundamental educar a los niños y niñas para desarrollar una seguridad en sus propias capacidades y habilidades y de este modo dotarles de la confianza necesaria para ser, para hacer y para desarrollarse.

La confianza y seguridad en los niños

Confiar en uno mismo, significa creer en la propia persona. Creer es más importante que poder. El que cree en sí mismo no se rinde y se preocupa por buscar alternativas que le llevan a lograr sus metas. La confianza es la clave para no desistir y para lograr los objetivos personales.

Una persona que no confía en sí misma, en cambio, no estará segura de sus capacidades, y no tendrá la fuerza para continuar y aprender de sus errores. Le resultará más difícil lograr sus metas, aunque tenga altas capacidades, domine habilidades y tenga la preparación adecuada.

La confianza por lo tanto es una de las base de una educación destinada a la felicidad, al bienestar y al desarrollo personal.

¿Qué les aporta la confianza y la seguridad?

  • Una sana autoestima.
  • Capacidad para afrontar los retos y las dificultades, buscando alternativas y encontrando soluciones.
  • No se dejan influenciar fácilmente.
  • Son capaces de expresar sus opiniones sin necesidad de dañar a los demás.
  • Es una de las bases de una personalidad fuerte y madura.
  • Contribuye a su inteligencia emocional.
  • Es la fuerza que les hace posible conseguir las propias metas.
  • Es la base para tolerar la frustración y para aprender.

Cómo podemos desarrollar la confianza y la seguridad en los niños y niñas

  1. Cree en ellos, si tú crees que ellos pueden, ellos también creerán que son capaces.
  2. Cuida su autoestima, presta atención a los comentarios o actitudes que pueden minarla. Una baja autoestima es el mayor enemigo de la seguridad y de la confianza.
  3. Proponles retos que impliquen cierto nivel de dificultad pero que puedan superar. Si van enfrentándose a retos, poco a poco irán desarrollando una confianza en sí mismos.
  4. Deja que se enfrenten solos a sus problemas cotidianos. Si el adulto interviene solo y les soluciona sus posibles problemillas, no se percibirán capaces de hacerlo por sí mismos.
  5. Edúcales en la persistencia y en la capacidad de esfuerzo. Son numerosas las ocasiones en las que para conseguir los objetivos personales, tendrán que ser persistente y esforzarse.
  6. Enséñales estrategias de resolución de problemas.
  7. Desarrolla su autonomía. La autonomía está ligada a la seguridad, una persona segura será autónoma y viceversa.
  8. Cuando hagan algo bien, házselo saber. Díselo y demuéstraselo.
  9. Cuando hagan algo mal, crítica el acto y no a la persona. Ayúdales a descubrir que es lo que hicieron mal y como pueden hacerlo para aprender y no cometer los mismos errores.
  10. Cuida tu seguridad y sirve de ejemplo.


Publicado en: 2016-07-09 10:28:06