tutoría

Hoy quiero hablarte de un modelo de negocio que puedes desarrollar con un blog directamente desde tu casa y con muy poca inversión. Si eres un profesional que vende servicios basados en el conocimiento, como asesor, coach, tutor o profesor y quieres ampliar tu mercado o encontrar nuevos clientes, puedes ganar dinero en internet como profesor online. Este modelo de negocio, puede ser exclusivo o complementario a una actividad offline. Y es especialmente útil y efectivo si te dedicas a la enseñanza. Aunque también es válido si te dedicas a servicios de mentoring o training. Bien, a continuación te voy a exponer como funciona el modelo y que es lo que tendrías que hacer. Lo primero que tengo que decirte, es que trabajar como profesor online para monetizar un blog no tiene nada de pasivo. Todo lo contrario. Es un modelo de negocio muy activo, con el que vas a tener que trabajar y mucho. Así que de dinero facil nada. Sin embargo utilizar un blog para vender tus servicios en internet como profesor online, te puede venir muy bien si tienes dificultades para tener un horario rígido. El hecho de trabajar con este modelo te va a dar bastante libertad de horarios, aunque conviene que seas constante y te obligues a mantener una rutina de trabajo. Otra gran ventaja de autoemplearte como profesor online, es que vas a poder llegar a alumnos que estan fuera de tu ciudad o país. Por lo que vas  poder ampliar el mercado al que ofrecer tus clases particulares o tu asesoramiento. Si quieres trabajar ofreciendo tus servicios como profesor online, tener un blog es esencial para ti. Te va a dar mas visibilidad en el medio en el que quieres captar mas clientes. Te va a permitir entrar en contacto con alumnos potenciales, que te van a consultar sus dudas y exponer sus necesidades. Eso te va a permitir adaptar tu oferta a lo que pide cliente objetivo. Te recomiendo que pienses muy bien en tu cliente tipo y escribas para él. Si ya estas dando clases particulares persona a persona o has trabajado con grupos pequeños, aprovecha la experiencia para detectar los principales problemas que suelen tener en su proceso de aprendizaje y fabricar respuestas o soluciones a sus problemas. Además el blog es una herramienta fantástica con la que mantener el contacto con antiguos alumnos. Eso te va a dar la oportunidad de recibir el feedback de tus alumnos, tras tus clases o cursos. Una información valiosísima para ti, para corregir errores y ajustar tu oferta. Y además, sus comentarios y su participación en tu blog, pueden servir como prueba social, para otros alumnos potenciales interesados en contratar tus servicios. Y lo mejor de todo es que al alumno satisfecho siempre le puedes pedir que te recomiende, simplemente remitiendo a la gente a que visiten tu blog. Recuerda que no hay publicidad mas potente y efectiva, que la recomendación un cliente satisfecho. Como profesor online vas a tener que diferenciarte por la calidad de tus servicios, tu método de enseñanza y por tus resultados. Recuerda que la gente te va a pagar por alcanzar una meta de la forma mas rápida y sencilla. ¿Cuál sería el proceso a seguir para posicionarte como profesor online? La gente va a llegar a ti inicialmente a través de los motores de búsqueda. Asi que ponte en situación. Piensa en tu alumno ideal y piensa en la información que buscaría si quiere solucionar su problema. Gente que quiere aprender ingles, a tocar la guitarra, que tiene problemas con las matemáticas, que necesita un entrenador personal para ponerse en forma o que busca clases de apoyo para preparar la selectividad. Analiza los resultados de esas palabras clave y estudia la competencia.  ¿Hay mercado? ¿Hay competencia? Si hay competencia, quiere decir que hay mercado. Y si hay mercado, habrá publicidad. Así que ahora lo que tienes que hacer seleccionar esas palabras clave y esos problemas que busca la gente a la que quieres llegar. Y escribe sobre estos temas en tu blog para posicionarte como profesor online en tu nicho. Llevará tiempo. No esperes milagros. Tómatelo como un trabajo a medio plazo. Pero tienes que construir las bases. ¿Sobre que escribir? Escribe dando respuesta a alguna duda frecuente. Escribe en tu blog para demostrar que sabes del tema. ¿Y todo esto gratis? Si, gratis. Pero no lo cuentes todo. Guárdate siempre una parte y da a entender a tu lector que hay algo mas por lo que merece la pena pagar. Si eres un profesor de idiomas, de estadística o de mates, puedes publicar un curso o unos tutoriales o una audio guía con la que aprender. Pero el alumno siempre necesitará unas tutorías para consultar dudas, corregir errores, alguien que les planifique y que les diga si van mal o bien. Y sólo por eso ya merece la pena pagar. ¿Por qué te van a contratar como profesor online? Pues muy fácil. Porque les has ayudado gratis. Porque les has demostrado lo que sabes con tu blog. Que eres experto en tu campo y especialmente porque respondes a sus comentarios y hablas con ellos. Es resumidas cuentas, confiarán en ti y pagaran por tus clases. ¿Todavía no lo tienes claro? Si tuvieses un equipo de fútbol a quien contratarías, ¿a un jugador que llama a tu puerta y te dice que es excelente o a uno que te invita a verle jugar y compruebas lo que sabe hacer? Pues eso, que el movimiento se demuestra andando. ¿Qué herramientas necesitas para trabajar como profesor online? Conexión a internet, tu blog, correo electrónico donde te puedan localizar, una cuenta de skype para poder dar tus clases o tutorías, tal vez un servicio para grabar tus tutoriales o la corrección de ejercicios como AtHome y dejar claro que servicios ofreces y como lo vendes. Esto último es esencial. Facilítales la vida a tus posibles clientes. Y si crees que puedes tener muchos alumnos fuera de tu país necesitarás un sistema de cobro internacional y que sea barato. Lo mas fácil PayPal. Anímate y crea tu escuela virtual. Si tienes cualquier duda o quieres añadir algo déjame un comentario. Si te ha resultado de utilidad este artículo y crees que puede ayudarle a otras personas, por favor, compártelo con los botones de las redes sociales.

En la actualidad todos necesitamos aprender para poder desenvolvernos en el mundo, e Internet ha ocupado un espacio muy importante en este sentido, ya que facilita mucho el acceso a las clases particulares además de que consigue abaratar los costes. Por ello, a continuación vamos a hablar de laposibilidad de ganar dinero por Internet desde casa con clases particulares. Las clases particulares online Sin duda alguna, el hecho de poder acudir a clases particulares a través de Internet supone una comodidad hasta ahora desconocida, y es que no sólo ahorramos tiempo en desplazamientos (tantoprofesor como alumno), sino que gracias a ello se pueden abaratar considerablemente los costes de las clases, además de que nos da menos pereza hacer frente a una nueva clase. Por ello, muchos profesores han tomado la decisión de comenzar a dar clases a través de Internet, de forma que también pueden conseguir una mayor cantidad de alumnos, lo que sin duda supone unaumento de beneficios. En este sentido podremos encontrar clases de prácticamente todo tipo, ya sean para aprender un nuevo idioma, entender mejor los conceptos de matemáticas, química y física que se nos atrancan, aprender a tocar un instrumento, comenzar a utilizar un programa que nos puede ser de mucha utilidad en nuestro trabajo, etc. Cómo dar clases particulares online El caso es que existen muchas formas de dar clases particulares a través de Internet desde casa, y una de ellas es anunciándonos directamente pero, ¿por qué no recurrir a una buena plataforma donde profesores y alumnos coincidan?. Hace poco os estuvimos hablando de athome.com.ar, una plataforma para organizar clases particulares online e incluso para conseguir asesoramiento de cualquier tipo a cambio de un precio económico. Si nos damos de alta no tendremos más que organizar nuestras clases, y a cambio de una pequeña comisión por cada beneficio que obtengamos, estaremos siempre en contacto con un amplio abanico de profesores y alumnos sin tener que estar publicitándonos, ahorrando tiempo, esfuerzo y dinero.

1¿Merece la pena dar clases de inglés por Skype? La pregunta del millón: ¿Se puede aprender inglés por Skype? El alumno Pablo Gutiérrez lo tiene claro: "Lo recomiendo para casos puntuales como el mío, que quería perfeccionar la conversación y plantear las clases sobre un tema concreto como era una entrevista de trabajo. Si lo que quieres es mejorar la gramática o hacer ejercicios, mejor las clases presenciales". A la hora de escoger profesor, lo que más influyó a este alumno fue "el horario" y no la nacionalidad. "Tuve que cambiar varias veces y eso me retrasó un poco porque cada profesor tenía que ponerse al día de mi nivel y mis necesidades". Pese a las complicaciones, Pablo Gutiérrez recomienda este sistema siempre que sea "para algo concreto y tengas dudas que plantearle al profesor". Si no es así,"las clases particulares pueden darte más seguridad" durante el aprendizaje.   2Busca el profesor que mejor se adapta a tus objetivos. No es lo mismo estudiar inglés desde cero que mejorar tu nivel de cara a un traslado de domicilio o a la realización de un examen. Por eso, lo primero que debes preguntarte antes de empezar a buscar profesor es: "¿Para qué quiero aprender inglés?". A partir de ahí, ponte manos a la obra. "La mayoría de los alumnos tiene propósitos generales a la hora de aprender inglés. Si el objetivo es específico, por ejemplo, si eres ingeniero y quieres prepararte para una entrevista de trabajo, es recomendable que el profesor tenga una experiencia previa en ese sector", recomienda Mark Schouman, director de estudios en EBPAI yAprentias.   3Los blogs y las páginas personales y especializadas, los sitios más fiables.   Los mejores sitios para encontrar buenos profesores de inglés a través de Skypeson los blogs y las páginas web personales. En ellos los docentes suelen incluir un perfil personal y una descripción del trabajo que realizan. Si encaja con tus objetivos, adelante. Ponte en contacto con él y mantén una primera conversación para asegurarte que encajará contigo.   Para Paul Peters, profesor responsable de Loi English "es posible encontrar un profesor fiable en un foro o en un lugar como Craigslist, pero será difícil saber si está realmente cualificado. Es más recomendable contratarlo a través de una página especializada como la nuestra, donde verificamos y calificamos a los profesores".   4Comprueba que el profesor tiene experiencia como docente. Que un profesor hable inglés o sea nativo no es suficiente. Para garantizarte éxito en tus clases necesitas que tu maestro tenga experiencia como docente. "Lo más importante es que el profesor tenga experiencia impartiendo clases y que sepa cómo guiar al alumno, que sea un buen motivador y que disponga del material adecuado", asegura Mark Schouman, responsable de estudios en EBPAI y Aprentis. En la misma línea, Paul Peters, de Loi English, explica que "es muy difícil encontrar angloparlantes nativos que sepan cómo enseñar inglés. A través de Skype es más sencillo porque el alumno puede localizarlo y aprender el idioma desde la comodidad de su casa, sin tener que desplazarse". Además, es recomendable que tu futuro profesor haya aprendido otro idioma además del materno. De esta forma, sabrá lo que sientes en cada momento y podrá resolver tus dudas de una forma más personal.   5Valora las recomendaciones, pero no te fíes de todas las opiniones. En algunas páginas web encontrarás opiniones de otros alumnos que han tenido un profesor de inglés por Skype. No te fíes de todas ellas. Tal como explica Mark Schouman, en ocasiones los comentarios negativos se producen porque "el alumno se siente frustrado en su aprendizaje". Sin embargo, hay quejas válidas que pueden servirte de orientación. Según el responsable de estudios de EBPAI y Aprentias puedes desconfiar del profesor "si un alumno se queja de que no manda deberes o no lo hace a tiempo o suele llegar tarde a sus citas por Skype". Cuando las opiniones negativas son más vagas o generales, desconfía. Otra opción es pedir recomendaciones a personas que ya hayan dado clase de inglés por Skype o ponerte en contacto con alumnos por Internet. Pide consejo y atiende a sus orientaciones.   6Pide una clase gratuita. Para tener la seguridad de no equivocarte puedes pedir una clase gratuita. Las academias de inglés que disponen de este sistema de aprendizaje a través de Skype suelen ofrecerlas. Así, si no te convence o no te gusta el profesor no tendrás el compromiso de haber pagado por adelantado. Si ya has contratado un paquete de clases y no estás contento habla con los encargados. "El alumno puede contactar con los administradores y le podemos ayudar. Podemos tratar de resolver el problema y cambiar al profesor. En el último caso podemos devolver el dinero", explica Paul Peters, fundador de Loi English.   7Si el profesor no es nativo, asegúrate de que no comete errores. Para aprender inglés no es necesario que el profesor sea nativo. Sin embargo, si tu nivel no es muy bueno descubrir si tu futuro maestro habla y escribe con total corrección será más difícil para ti. En opinión de Mark Schouman, "mucha gente cree que el profesor debe ser nativo y no hablar su idioma para aprender más rápido, pero no es así. Es mejor que maneje la lengua del alumno para resolver las dudas gramaticales". En todo caso, lo más importante es "estar seguro de que el profesor no comete errores", añade. Lo más importante no es que el profesor sea nativo o no, salvo que necesites conocer un acento de cara a un viaje o a un negocio. Lo fundamental es "que el docente se dedique de forma profesional a dar clases", explica el profesor Schouman. "Hay gente que puede enseñar en sus ratos libres para ganar un dinero, pero pueden no estar formados para enseñar", afirma.   8¡Cuidado con las estafas! En Internet no tienes la seguridad de que la persona que está al otro lado sea completamente honesta. Por eso, desconfía si te piden dinero por adelantado salvo que tengas la referencia de otro alumno al que le ha ido bien con el mismo profesor. En general, los pagos se hacen con tarjeta de crédito o a través de Paypal. Si te piden una transferencia, comprueba que la persona a la que corresponde el número es realmente un profesor de inglés.   9Una mala conexión o la falta de compromiso pueden arruinar tus clases. Las mayores limitaciones de este sistema de aprendizaje son técnicas. Si no puedes asegurar una buena conexión a Internet o tu profesor no dispone de alternativas para solucionar posibles problemas, no te arriesgues. Algunos docentes disponen de más de un ordenador y de varios métodos de conexión por si falla uno, probar inmediatamente con el otro. Por otra parte, el alumno debe ser consciente de que su profesor no está al lado físicamente. "Algunos estudiantes sienten que algo está perdido cuando el tutor no está con él en el mismo aula, pero otros se encuentran más cómodos dando clases en pijama , con su café al alcance de la mano y sentados en su propia silla", afirma Paul Peters, profesor de Loi English.

Muchos padres están preocupados porque su hijo tenga una educación de calidad. Por eso, si a un niño no le va bien en una materia o si quiere aprender más, muchos padres optan por un profesor particular que supla las carencias en esos ámbitos. Te damos algunos tips para elegir un buen profesor particular que pueda enseñar a tu hijo todo lo que necesita para estar al día. ¿Qué características debe tener un profesor particular? Un buen profesor particular debe ser apasionado y conocedor de la materia que va a impartir a tu hijo. No solo es necesario que sepa, sino también que tenga buenas notas y referencias. Es importante que pueda explicar conceptos difíciles de forma simple y que tenga pasión para transmitir lo que va a enseñar. Busca un profesor que sea activo, y no solo se siente a vigilar lo que hacen los niños y contestarles preguntas. Lo tutores activos dan información, entusiasmo y ganas de aprender; ayudan a tus hijos a pensar y razonar, y repiten los procesos una y otra vez hasta que queden realmente claros. Es importante que el profesor particular enseñe conceptos y ayude al niño a utilizar eficazmente todas las herramientas que tiene a mano y ayude a reducir los errores en los exámenes. Es importante que tengan una buena relación con tus hijos, de forma que los puedan motivar para aprender y no se sientan incómodos a la hora de hacer preguntas o tener fallos. Deben generar confianza en los pequeños, especialmente en aquellos que les va muy mal en el colegio y se sienten abatidos. Es importante que el tutor saque de la rutina a los niños y les de motivación para estudiar. Debemos tener en cuenta si queremos clases personalizadas, en las que generalmente va el profesor a la casa del alumno, o clases en las que hay entre cuatro y diez alumnos y un profesor que se encarga de ellos. En general, la enseñanza personalizada tiene más ventajas pero es más costosa que aquella en la que hay otros niños -aunque sean pocos-. Por último, busca un profesor que sea responsable con sus alumnos, que esté disponible y que te asegures de que llegará hasta el final de curso con él. También es importante saber las tarifas y cuánto estamos dispuestos a pagar por un profesor particular. Una vez ya hayamos encontrado al tutor, el primer día debemos ver cómo es la comunicación con el alumno, cómo explica, si le brinda la atención suficiente. Con el tiempo, también debemos tener en cuenta si realmente se ven mejoras en el aprendizaje y las notas de tu hijo. ¿Por qué es importante un profesor particular? El profesor particular puede dar en profundidad todos aquellos temas que se dan por encima en clase, permite sacar dudas que no tienen tiempo de quitar en la escuela o que a los niños les da vergüenza preguntar en público. Además, es muy útil cuando un niño está flojo en un área en particular, ya que permite reforzarla, mediante la utilización de técnicas que pocas veces se dan en la escuela ya que se necesita una relación particular entre profesor y alumno. ¿Te han sido útiles estos tips para elegir un buen profesor particular? ¿Tus hijos tienen o han tenido profesor particular?

He ejercido como profesor particular de los 18 a los 36 años. Han sido, por tanto, casi dos décadas en las que he ayudado a centenares de alumnos en distintas materias, principalmente las relacionadas con la lengua. Cuando di mi primera clase particular, sin duda no era consciente de la enorme responsabilidad que ello supone. De ahí que el artículo de hoy tenga la intención de ayudar a aquellas familias que por una razón u otra optan por que sus hijos reciban una refuerzo fuera del horario escolar. Los consejos de esta entrada se basan en mi experiencia y difícilmente pueden encajar en todo tipo de apoyo extraescolar, pero creo que puede ser un punto de partida que oriente a las familias para que den con el mejor profesor particular posible. 1. Titulación. A la hora de elegir un profesor particular, muchas familias no se preocupan por saber la titulación de dicho profesor particular. A mí me parece un aspecto esencial y determinante para elegir al mejor profesional para tus hijos. Cuando me refiero a titulación, me refiero a una titulación mínima como puede ser un bachillerato, diplomatura o licenciatura. Por supuesto, no es lo mismo dar una clase de repaso a un niño de Primaria que a un universitario de último curso. De ahí que la elección de la titulación debe ir en consecuencia al curso que esté realizando tu hijo en ese momento y, a ser posible, a una especialidad afín. 2. Horario. Soy partidario de evitar los viernes por la tarde y los fines de semana. En cuanto a la hora, yo recomiendo que sea a primera hora de la tarde. De esta manera tus hijos pueden organizar mejor el resto del día y optimizar su tiempo. 3. Periodicidad. En cuanto a la periodicidad, defiendo la calidad por encima de la cantidad. Creo que dos sesiones a la semana es más que suficiente para llevar al día la o las materias que se quieran reforzar. 4. Tiempo de una sesión. En muchas ocasiones hay una idea prefijada de que las sesiones de un profesor particular deben durar una hora. Yo lo encuentro excesivo. Las clases de 45 minutos bien planificadas son para mí las más efectivas y productivas. 5. Deberes. Este es uno de los puntos clave que debes tener muy en cuenta a la hora de elegir un profesor particular para tus hijos. Hay que dejar muy claro que el tiempo que tus hijos están con el profesor particular no son para que hagan los deberes. Los deberes deben hacerlos en casa y de forma individual. El profesor particular debe ayudar a tus hijos en aquellos ejercicios o cuestiones que no hayan sabido resolver, debe enseñarles a estudiar, a repasar, a realizar esquemas… Ahí está la clave de una sesión de repaso productiva. ¿Por qué? Pues porque si tus hijos se pasan la clase haciendo los deberes, el papel del profesor particular es totalmente pasivo y no es eso precisamente lo que te interesa. 6. Correo electrónico. Este apartado viene ligado con el anterior. Para evitar que tus hijos se pasen el tiempo con el profesor particular haciendo los deberes, existen varias formas muy sencillas que permiten optimizar el tiempo de una clase de repaso. Es conveniente que tus hijos manden un correo electrónico, incluso un whatsapp al profesor particular especificando lo que les gustaría trabajar durante aquella sesión. De esta manera el profesor particular tiene tiempo para preparar un material específico que consolide ese contenido demandado por tus hijos. Si se hace así te puedo asegurar que la productividad de una clase de repaso es enorme y el beneficio que recibirán será considerablemente mayor. 7. Material. En función de la edad de tus hijos es muy común que por diversas razones se olviden del material que deben usar con el profesor particular fuera de casa. Es importante que, siempre que puedas, revises el material que necesitarán tus hijos para aquella sesión. Conviene repasar con tus hijos la agenda, libretas y libros de texto, planificación de pruebas y exámenes. Esto hará que cuando tus hijos reciban la clase de apoyo cuenten con el material preciso para llevar a cabo satisfactoriamente el refuerzo con el profesor particular. 8. Individual /grupo. Otro de los dilemas a los que se enfrentan las familias es la conveniencia o no de que los hijos reciban una clase individual o en grupo. La elección no es fácil y depende de muchos factores. Si tus hijos deciden ir a una clase de repaso para reforzar algún contenido durante el curso escolar, no hay inconveniente en que puedan ir en un grupo, siempre que este sea reducido. Si por el contrario, tus hijos deben recuperar alguna asignatura en verano, por ejemplo, yo soy partidario de que el profesor particular dé una clase individual o con otro alumno como máximo. 9. Profesor de área. Es importante que haya un feedback o retroalimentación entre el profesor particular y el profesor o profesores de área de tus hijos. Una buena comunicación entre profesor particular-profesor de área redundará muy positivamente en el rendimiento escolar de tus hijos, porque un aspecto muy a tener en cuenta es la metodología que debe seguir el profesor particular. Esta metodología debe ser la que el profesor de área realiza en clase. En asignaturas como matemáticas (regla de tres, protocolo para la resolución de problemas) o lengua (análisis sintáctico, resumen de un texto) es algo imprescindible.  10. Precio. Lo barato siempre sale caro. Esta máxima que aplico a mi vida, también la aplicaría a la selección de un profesor particular. Muchas veces el precio se convierte en el principal motivo de la elección y no debería ser así. Hay muchas variables para fijar el precio de una clase con un profesor particular, pero como he dicho anteriormente no debe ser la primera opción para la elección.